Translate

jueves, 20 de enero de 2011

Charles Baudelaire



CHARLES BAUDELAIRE



¡Cómo! ¿Usted aquí, amigo mío? ¿Usted en un lugar como este?¿Usted que se alimenta de ambrosia y bebe quinta esencias? ¡Estoy asombrado!
Amigo mío: Usted sabe cuánto me aterrorizan los caballos y los vehículos. Pues hace un momento, cuando cruzaba el bulevar corriendo, chapoteando en el barro, en medio de un caos en movimiento, con la muerte galopando hacia mí por todos lados, hice un movimiento brusco y mi aureola se me escurrió de la cabeza, cayendo al fango del macadam. Estaba demasiado asustado para recogerla. Pensé que era menos desagradable perder mi insignia que conseguir que me rompieran los huesos. Además, me dije, no hay mal que por bien no venga. Ahora puedo ir de un lado a otro de incógnito, cometer bajezas, entregarme al desenfreno, al igual que los simples mortales. ¡De modo que aquí estoy, como usted me ve, al igual que usted!

Charles Baudelaire






Muchas veces me he preguntado si es posible encontrarse con esa idea del superhombre nietzscheano a la vuelta de la esquina, en más de una ocasión he tenido ganas de topármelo, de manera tangible, real y quizá seguirlo como su discípulo, pero no es posible porque la idea que tenemos del superhombre nietzscheano está más cerca del héroe de pasquín llamado Superman, que la idea que tenía el filósofo alemán Friedrich Nietzsche. Sólo en raras ocasiones es posible dejar asentada una idea  filosófica en la vida diaria, en más de las veces resulta un fracaso, como ocurrió con las ideas marxistas, con la “nazificación” de la ideas Nietzscheanas o aquí mismo, con el positivismo desarrollado en México durante el porfiriato. El filósofo como el intelectual han tenido a lo largo de siglos presencia, autoridad, es un fijador de rumbos, sean equivocados o acertados al final de cuentas son direcciones; Pero las cosas cambian, y el intelectual pierde poco a poco su autoridad y sus privilegios para pasar a ser uno más de los obreros dedicados a la difusión de la cultura.

El papel de la gente ilustrada ha sido desde tiempos atrás, de conciencia a la colectividad, antaño se pensaba que la gente culta tenía la responsabilidad social de iluminar a los ignorantes—De eso se trata de algún modo el proyecto de  “democratizar la cultura” y  “hacer llegar la cultura a las comunidades”— o si no, por lo menos aconsejar a los gobernantes; o sea, la opinión y crítica de ese elemento social hacía mover  conciencias e intereses, tenían cierto poder a la par que la religión hegemónica.

Entendida como una entidad muy general, el intelectual  desarrolla sus capacidades de entrega a la sociedad por medio del intelecto, sea de cualquier modo, pero siempre y prioritariamente con el trabajo no físico, sino de la mente. Los intelectuales  han sido siempre una minoría que concientiza, se tiene un porcentaje alto de ejemplos en los cuales los intelectuales hacen las veces de punta de lanza de los cambios sociales, los tenemos  muy cerca, dos ejemplos actuales y quizá un poco burdos serían el subcomandante Marcos y los líderes de la huelga de la UNAM. Pero en general, y a mi parecer, el intelectual pierde terreno en la actualidad, se desvanece de la vida pública.

La preparación escolar y cultural del intelectual es ardua y espinosa, implica muchos años de estudio, sacrificios y muchas horas de trabajo cognitivo y cavilaciones que todos ningunean pero que de sentarse cualquiera a hacer ese trabajo simplemente no podrían, el preparar a los intelectuales cuesta al Estado  una buena cantidad de dinero, es una inversión que finalmente el Estado desecha porque los intelectuales crean conciencia crítica y eso no es conveniente, el intelectual forma parte de una  minoría con privilegios, que poco a poco pierde por la razón de que su responsabilidad como mediador, creador o de opinión se difumina. Me viene a la mente un ejemplo, en semanas anteriores escuché por la radio a un cómico caracterizando a un peladillo llamado “ponchito” en una entrevista con  el presidente de la República y el líder del Ejercito Zapatista de Liberación Nacional  y aquellos que habían luchado empecinadamente por el diálogo y la paz en Chiapas como el poeta Juan Bañuelos y otros intelectuales simplemente y por una causa y por la otra no lo lograron, esto significa que el papel que anteriormente lo tenían los intelectuales ahora lo tienen los actores de telenovela, los conductores de televisión e inclusive los futbolistas estrella, incluso es posible ver que en sus entrevistas de estos protagonistas la pregunta: ¿ Y que opina usted de la globalización y la Postmodernidad? Y no me lo creerán pero algunos de ellos salen muy bien al paso con una respuesta que envidiaría el mismísimo Gianni Vattimo: un cinta negra de la filosofía actual.

Los medios audiovisuales cumplen ahora la función de formar conciencia, informar o desinformar; crean mitos y destruyen héroes, un intelectual o académico simplemente no puede competir contra esa maquinaria como lo son los medios masivos de comunicación, los medios audiovisuales tienen la capacidad de construir verdades por medio de un mensaje embrutecedor y constante transmitido día con día. Es como ese dicho de que una mentira repetida cientos de veces se convierte en una verdad inobjetable, así  es posible acallar las voces de que el liberalismo arremete con deleite contra los más pobres e inflar la idea de que la globalización impulsará el desarrollo de todas las naciones incluyendo la nuestra como lo es llena de injusticias, atrasos e inequidades. Pero paradójicamente  hay intelectuales que haciendo uso de los medios audiovisuales gozan sus quince minutos de popularidad, se vuelven estrellas mediáticas como Carlos Monsivais entre otros. Así mismo, hay intelectuales que atormentados por la actualidad  se refugian en sus reflexiones solitarias y publican para unos poquitos.

La imagen del intelectual  ha sido muy sobada a tal grado que  se ha desacralizado, se ha transformado en opinión, sus ideas son discutibles, su opinión puede aceptarse tanto como la opinión de un pelafustán  de una colonia de donde sea, es decir, su responsabilidad social lo es tanto como la responsabilidad social que tiene un político en campaña o como sofista muerto de hambre. La imagen del intelectual se ha perdido, yo realmente no sé si en Tlaxcala existió alguna vez y si existió su desvanecimiento llegó a tal grado que se necesitan de valiosísimos poderes psíquicos para poder vislumbrar su tan atacada aura. Conozco a  varios de esos fantasmas y andan deambulando por el tianguis cargando las bolsas del mandado o bien en el supermercado comprando pañales. ¡Que cruel es la existencia! ¡Hasta donde  hemos llegado! Vaya dicha efímera, ese glamour  del que sabe, del que conoce y habla lenguas, porque como sabremos, su concepción tradicional es un sacerdocio que no le permite mezclarse con los mortales, pero si esos mortales como lo serían los funcionarios o burócratas de cualquier cosa pueden suplirlos en su hacer, pues no les quedará de otra más que rememorar viejas glorias de antaño.