Translate

martes, 18 de enero de 2011

Corriente dadaista

II

CORRIENTE DADAÍSTA,

 UNA PUERTA AL SURREALISMO POSTERIOR





La corriente dadaísta fue un movimiento vanguardista que tuvo su importancia en las disciplinas como la poesía, la pintura, el teatro. Sus invenciones como la poesía automática dejaron marca en las expresiones artísticas del siglo XX. La corriente vanguardista dadá fue en sus tiempos de auge una provocación intelectual, se manifestaban en contra de lo ya establecido; siempre  atacando el espíritu burgués y el poder que lo refleja, la tendencia dadaísta estaba en contra del conformismo y el entontecimiento espiritual. “yo destruyo cajones del cerebro y los de la organización social: desmoralizar por doquier y arrojar la mano del cielo al infierno, los ojos del infierno al cielo restablecer la rueda fecunda de un circo universal en las potencias reales y en la fantasía individual[1]

Uno de los predadaistas fue Christian Lichtenberg, era un filósofo que labraba frases   como: “Un cuchillo sin hoja cuyo mango se ha perdido”, con ello daba a advertir una definición excelente de ese modo de expresión disparatada y liberal tanto de la lógica racional como de los atavismos sociales. Los iniciadores dadaístas  utilizaron en su comportamiento, manías, desdoblamientos y raros delirios; siendo que estos sorprendentes y extravagantes hombres, deshacían  el orden de las ceremonias, asustaban a los presentes y difundían el desconcierto en el ánimo de las masas somnolientas. Los sistemas predadaístas se  vienen formando a partir de 1830-1840 con la “bohemia”; ellos al no estar obligados a nada, tenían todos los caminos abiertos, al no poseer nada, la bohemia podía aspirar a todo.

Veinte años después aparece “fantasía”, un movimiento que iría en torno hacia casi todo lo que en arte y poesía se refería en su época. Se oponía al pensamiento oficial y al conformismo moral; los personajes principales de este movimiento: Villiers de L´isle, Adam, Paul Verlaine, entre otros. Agreguemos a esto el movimiento predadaista “Los Zutistes” de 1871; en 1870 los llamados: “Los Decadentes” reaccionan contra lo establecido, contra las obligaciones y la materialidad del mundo industrial, se dan a conocer por medio de su arte, su vestir, insultando y provocando al decente burgués rico. Estos datos son factores importantes que acarrearán hacia el dadaísmo, era un movimiento antitradicionalista,  y que pertenece no obstante a una tradición; una forma de negación de las costumbres. El dadaísmo se lanzó contra los mismos fundamentos del pensamiento que antes había despertado, poniendo en duda el lenguaje, la coherencia, el principio de identidad, el de no contradicción  y los vehículos de la expresión artística.

Así nació DADA, de una necesidad de independencia, de desconfianza hacia la comunidad. Los que están con nosotros conservan su libertad. No reconocemos ninguna teoría. Basta de academias cubistas y futuristas, laboratorios de ideas formales…”[2]

El movimiento dadá nació a principios de 1916 en un café para cantantes de Zurich  llamado “cabaret Voltaire” donde se recitaban poemas, vociferaban cantos, y actuaban en insolentes happenings[3]. Los principales dadaístas: Tristán Tzara, Janco, Jean Arp, Hugo Ball, Huelsenbeck, etc. Eran las poesías simultáneas de Fernand Divoire y Henri Barzu, las sonorizaciones de Edgar Varese, y en las paredes pendían cuadros de Picasso, Otto Van Rees, Artur Segal, Jean Arp, Marcel Janko entre otros. La forma de cómo se encontró la palabra con que se autonombraron muestra diferentes testimonios, pero, la más averiguada es aquella en la cual un diccionario se abría al azar y con un cuentagotas que sostenía Tristan Tzara dejando caer una gota y viene a dar como consecuencia en la palabra “dada” que viene siendo en palabra infantil “caballo”. Mario de Micheli  confirma que dadá era antipoético, antiartístico, un movimiento radical, tanto que negaba sus raíces[4] y su futuro, dadá “promulgaba la desenfrenada libertad del individuo”, dadá estaba contra los mismos principios de la lógica y contra la inmovilidad del pensamiento.

Tristán Tzara se afanó por mantener la pureza del absurdo, la supernegación activista que aseguró su fama, había una forma sugestiva en la calidad de su aportación poética. Veamos la siguiente formula:


“PARA HACER UN POEMA DADAISTA
Tomad un periódico
tomad unas tijeras
elegid en el periódico un artículo que tenga la longitud que queráis dar a vuestro poema.
Recortad con todo cuidado cada palabra de las que forman tal artículo y ponedlas todas en un saquito..
Agitad dulcemente.
Sacad las palabras una detrás de otra colocándolas en el orden en que las habéis sacado.
Copiadlas concienzudamente.
El poema está hecho.
Ya os habéis convertido en un escritor infinitamente original y dotado de una sensibilidad encantadora, aunque, por supuesto, incomprendida por la gente vulgar.”[5]


Jean Arp escribía poemas automáticos junto con Tzara en Zurich, “Hipérbole del cocodrilo peluquero y del bastón”; este tipo de poesía fue más tarde bautizado con el nombre de poesía automática por los surrealistas. Sus poemas  son como la naturaleza: apestan, ríen, y riman  como la naturaleza; y afirmaban:

“la tontería o cuando menos lo que los seres humanos entienden por  esa palabra es tan preciosa y sublime ya que en la naturaleza, una pequeña rama quebrada vale en belleza lo que las estrellas, y compite en belleza con el diamante y un pedazo de carbón que vienen siendo piedras; son los hombres quienes decretan qué es hermoso y qué es feo.”[6]

Marx Ernest, el poeta más amplio en Alemania, da a conocer sus famosos ensamblajes y collages, lo mismo que Francis Picabia y Marcel Duchamp quienes estuvieron influidos por el impresionismo y luego por el cubismo y el futurismo. Una fracción de poesía dadaísta es la siguiente:

“somos cachorros de maldiciones en abundancia tropical de vegetaciones vertiginosas, goma y lluvia es nuestro sudor, degollamos y quemamos. La sed, nuestra sangre es vigor”

Y otras frases que utilizaban en sus composiciones eran: hombres sandwich, un elefante en una tienda de porcelana volando bajo, briznas de paja, cordeles de pastelero, botones de  pantalón y alfileres de costurera. - el dadaísmo trajo como secuela la exposición del mundo y de las costumbres que se habían adueñado de la sociedad, cambiándolo todo; ellos gustaban de pasear en el parque en veces, trayendo como mascota a una langosta o pintándose el pelo de verde, recitando un poema al orinal, elevando a héroe al ser más despreciable. Éstos eran los tonos dadaístas que dieron motivo al surrealismo, así como a las obras de Salvador Dalí  creadas con su teoría de la “paranoia crítica”, así como también contribuyeron a formular las subsiguientes vanguardias en años posteriores.


El surrealismo pronto se convirtió en el continuador de dadá con la exploración del subconsciente”[7]


 El dadaísmo fue una libre expresión del arte, creando inspiraciones  con basura y desperdicio como las pinturas de Otto Van Rees, Artur Segal, Jean Arp, Marcel Janko etc.. Las subsecuentes tendencias artísticas, fueron fruto del dadaísmo o si no por lo menos iniciaron  la posición rebelde y contradictoria y perturbadora de la sociedad.




[1] De Micheli Mario Las vanguardias artísticas del siglo XX
[2] Tristán Tzara “Manifiesto dadá de 1918” en Mario de Micheli Vanguardias Artísticas Del Siglo XX
[3] Los happenings como se les conoce actualmente se dieron durante la década de los cincuenta y la gran expresión en la década  de los sesenta tanto en Nueva York  con John Cage como en París con otros representantes de las distintas vanguardias, los Happenings a los que me refiero en líneas arriba podrían considerarse como expresiones artísticas que mezclaban la poesía, el arte dramático, la participación del espectador y la desestructura teatral para forzar a una emancipación cultural. Los happenings se refieren a una forma de arte relacionada con el teatro en cuanto que se actúa en un tiempo y un espacio dados, su estructura y contenido son una expresión de los “environments”; el “environment” se refiere a una forma de arte que lleva una estancia (o un espacio exterior) rodeando al visitante o incorporando toda clase de materiales, incluyendo luces, sonidos y color.
[4] Recordemos que todo movimiento tiene sus raíces, las influencias de algunos eran Apollinaire, Jacob, Cendrars, Reberdy entre otros como Rimbaud y Lautreamont. Para profundizar más sobre el tema puede consultarse el texto de Marcel Raimond De Baudelaire al surrealismo, sección de obras de lengua y estudios literarios, Editorial Fondo de Cultura Económica, primera reimpresión 1983, México, Capitulo XIV, 340 pp.
[5] De Micheli Mario Op. Cit. Pagina 307-308
[6] Tzara Tristán Manifiesto Dadá
[7] Historia Universal del Arte tomo el siglo XX dirigida por José Milicua Grupo Editorial Planeta 1992 pagina 206