Translate

jueves, 20 de enero de 2011

El Tlahuicole



EL  TLAHUICOLE





En más de una ocasión pasamos por allí, tal vez a diario, vemos como cae en sus pies el agua de la fuente, es una especie de rotonda, o bien la entrada sureña a la ciudad de Tlaxcala. Sin más simplemente la vemos, es la escultura de Tlahuicole, es imponente cuando se le ve por primera vez, y es algo que identifica a Tlaxcala, le da un sello, se yergue como un emblema de historia, le da un carácter de raíces añejas, es como tener un mito seguro, el héroe  con el que nos sentimos identificados, o el guerrero glorificado en nuestra Tlaxcala actual.

La imagen belicosa de los tlaxcaltecas de antiguo permanece quieta, fijada en la mente, transportada desde la historia; es el mito del pueblo indomable, aguerrido, leal. Su bravura ha sido empleada para formar la idiosincrasia que se le reconoce. Su atrevimiento y arrojo ante invasores distintos nunca dio lugar a las dudas ni a las sospechas. Hay distintas apologías de Tlahuicole, entre quienes las realizan están: Diego Muñoz Camargo, Fray Diego Duran, Fray Juan de Torquemada, Javier Clavijero, Mariano Veitya, Don Hernando Alvarado Tezozómoc. De todas ellas se obtiene un semblante claro: su nombre significaba “el de la divisa de barro” era como la efigie escultural que conocemos: musculoso, fuerte, de espalda ancha, de estatura regular y de origen distinguido; había estudiado en el texpolcalli que existió en Tizatlán, siempre sobresaliente desde allí a las batallas y victorias hasta lograr ser el jefe de los ejércitos tlaxcaltecas ó Tlacatécatl; luchó en 1503 en la famosa batalla de Atlixco contra  huexotzincas, cholultecas y mexicas y así continuo hasta 1515 cuando fue aprendido por los mexicas y llevado ante el emperador Moctecuhzoma II; de sus odiseas en campañas de guerra, sobresalía no sólo por ser un bien estratagema sino por su bravura, y  su fortaleza superior a la de sus mejores enemigos, según se afirma, utilizaba para luchar una macana  con puntas incrustadas de obsidiana filosa y el tamaño de esta macana era del doble del tamaño regular, cosa que hacía espantar “al más gallina”  y hacer pensarla bien al contendiente. Según parece, cuando fue aprendido durante la emboscada realizada en los pantanos de Xiloxotitla  se llevó a varios por delante incluyendo a dos capitanes mexicas: Motlatocatomatzin e Itzplotzin y dos capitanes Huexotzincas: Ternictzontenco y Cipac. El Emperador Moctecuhzoma II le ofrece la libertad  pero la rechaza, como todos sabemos la República de Tlaxcala tenía reglas muy estrictas, sobre todo para sus capitanes y jefes de alto rango; una de esas era vencer o morir, aquellos guerreros que regresaban derrotados se les consideraba deshonrosos y traidores (cosa que podría considerar en parte a Xicothéncatl ya que él regresó derrotado junto con Cortés, recordemos aquí al árbol de la noche triste donde compungido revivió su derrota este último) cosa que no escogió Tlahuicole y prefirió morir para ser recordado por los suyos en la república.

Tlahuicole lucha al lado de los aztecas en tierras purépechas y hace crecer leyendas en torno a él; a su regreso le hacen distinciones y le ofrecen emparentar con la familia del emperador pero éste rechaza todo ofrecimiento, e insistentemente  pide que se le conceda morir en el sacrificio gladiatorio.  Moctecuhzoma le concede la gracia de morir en esa contienda, se le hacen fiestas para despedir al gran Tlahuicole. En Tenochtitlan llega el día y Tlahuicole es atado de un pie a la columna central del “temalácatl” (piedra de los sacrificios) y con su macana desprovista de las famosas obsidianas y substituidas por bollos de algodón y aún así pudo despacharse  algunos caballeros águilas  y tigres mexicas, varios historiadores refieren que fueron ocho los que logro matar y herir a más de veinte para que finalmente terminara herido. Su corazón fue ofrecido al dios Huitzilopochtli, dios de la guerra entre los mexicas.

La anterior exposición histórica  viene a colación para ilustrar fehacientemente   la efigie del aguerrido Tlahuicole. La escultura de Tlahuicole que actualmente conocemos fue realizada por el escultor Barcelonés Manuel Vilar y Roca (1812-1860) Manuel Vilar llega a México recomendado por sus maestros escultores como Solá y Tenerani para ocupar el puesto de maestro de  escultura en la Academia de San Carlos. El nuevo maestro renovó los estudios y les dio un impulso intenso. Manuel Vilar  venía de una tradición clasicista de lo más estricta y refinada, en su trabajo se deja ver el clasicismo romántico y por lo tanto sentimental tanto en temas como en actitudes así como en fuerza y dramatismo—recordemos esa expresión correctísima en las facciones de la cara del Tlahuicole o en  su obra “una niña libertando una tórtola de las garras de un perro” que había ejecutado en Roma — y sumando el aspecto histórico-indígena  en sus obras; de sus trabajos, los más reconocidos  son el Tlahuicole realizado en 1852, Colón, Moctezuma; así como otros de aspecto religioso como una Purísima, San Joaquín y Santa Ana, así como un Divina Infinita, un San Carlos y un Salvador. En el Tlahuicole  nos deja una obra escultórica realizada con la técnica y sapiencia de la mejor tradición escultórica clásica, y  de gran calidad artística y estética. De los discípulos de Manuel Vilar he de citar a Martín Soriano, cuya obra de San Lucas es excelente; a   Felipe Sojo  cuya efigie de Maximiliano es de comentarse como una obra maestra por el trato que le da al pelo y a la barba —cosa que en algo ha de asemejarse con el cabello de la escultura de Tlahuicole de su maestro—;  y  finalmente a Miguel Noreña, su Cuahutémoc haría enorgullecerse a Manuel Vilar seguramente.

La escultura de Tlahuicole tiene también su historia, del original se hacen dos copias en bronce, una para el Instituto Nacional de Bellas Artes y la otra para la Universidad Nacional Autónoma de México. Se cuenta también que una reina europea vio la escultura y encontró a este nuestro compatriota tan  hermoso y bien dotado que quiso una copia para ella solita y otro comentario es con respecto a la macana que fue recortada, también han habido comentarios respecto a la hoja depositada  en las partes nobles, de los suspiros por la escultura esos no los he escuchado, pero me los imagino. Antes de colocar el Tlahuicole había un monumento a la madre cuya historia desconozco, ahora examino que el cambio realizado fue de lo más acertado.