Translate

martes, 18 de enero de 2011

El turismo en Tlaxcala

V

EL TURISMO EN TLAXCALA

UN ESBOZO DE SU INFRAESTRUCTURA.





La afición  a viajar por puro gusto es inherente en el hombre, el viaje, como elemento constructor de la vida, permea a lo largo de la existencia de cada individuo; viajar y turismo son entidades conectadas, no es posible pensar el turismo sin el viaje, pero dudaría de pensar: un viaje sin turismo; pongamos por caso cuando realizamos la lectura de alguna novela de aventuras, nos transportamos a otras dimensiones sin movernos de donde estamos; ahora bien, sabemos que esto está cambiando a consecuencia de los sorprendentes adelantos tecnológicos que nos asoman a la realidad virtual, donde lo real se diversifica y las distancias-tiempo pierden sentido. En un par de años podremos visitar los museos virtuales, así como también los viajes turísticos por internet - cosa que dejaría atónitos a los futuristas del primer tercio del siglo - por lo que, lo anteriormente afirmado en líneas arriba, se desdice.

         Lo que trataré en este capitulo será el turismo en Tlaxcala; afirmaré la importancia del turismo en la actualidad, la situación de los centros turísticos, las comparaciones anualmente numéricas, la infraestructura e inversión de esa industria y buscando como objetivo; clarificar la entidad de lo turístico en Tlaxcala para poder tener una imagen del desarrollo en este rubro.

         Al turismo no se le había dado tanta importancia como la tiene actualmente, a lo que se le ha dado en llamar “la industria sin chimeneas” es una importante área de la economía en los distintos países. Cuba, Hawai, Mónaco, México por ejemplo, son de los países que se benefician en gran medida del turismo y la derrama económica en divisas ayuda con aliviar el desvalance que pudieran tener de sus importaciones. Adelantándonos un poco y atisbando la situación del país, se considera que habrá un incremento del turismo extranjero en los próximos años; de hecho, el intentar hacer proyecciones a futuro es una manera de resolver problemas que en un porvenir se tendrán o que de alguna manera se resolverán.

         El problema a nivel nacional tomó importancia hacia finales de la segunda guerra mundial, durante el sexenio de Manuel Avila Camacho, se observó que había una creciente cantidad de divisas gracias al turismo que llegaba principalmente a las playas de reciente fama; después sería el presidente Miguel Alemán quien desarrollaría un plan que contendría cuatro puntos para cimentar la infraestructura turística; los cuatro puntos serían: comunicaciones y transportes, hospedaje, atractivos turísticos y captación; para el siguiente sexenio ya no era la infraestructura turística lo que tenía importancia sino que además era el respeto de nuestras costumbres y principios éticos así como la preservación de las bellezas naturales; así, fueron pasando los sexenios y cada cual con su idea de turismo hasta llegar a la concepción neoliberal con Miguel de la Madrid, Carlos Salinas y Ernesto Zedillo donde el turismo “es una actividad que además de que genera divisas, crea empleos productivos, contribuye al desarrollo regional equilibrado, fortalece la identidad cultural y estimula entre otros sectores a la actividad económica[1].

         El sexenal cambio de la idea que se tiene del turismo y cómo se va a desarrollar ha sido la problemática más constante,  la ambigüedad  inestable de los planes  y programas turísticos del Estado a nivel Nacional ha sido permanente, pero aún así, se han logrado ganancias de consideración, por ejemplo, la taza de participación nacional en l988 fue de  0.16% y en 1993 fue de 0.19%; el producto interno bruto de restaurantes y hoteles a nivel nacional para l988 fue de 19,695.238 y para 1993 fue de 67,836.371.

         Creo necesario señalar - y ya particularmente en lo que se refiere al turismo en Tlaxcala - las razones por las cuales los visitantes vienen a Tlaxcala, lo que buscan es esparcimiento, conocer la cultura, el folklore, los sitios interesantes, entre otros; pero hay otras razones por las cuales el visitante se queda, entre ellas está la seguridad y el buen alojamiento. Considero que Tlaxcala tiene un conjunto de cualidades turísticas aprovechables, veamos seguidamente su localización.

         El Estado de Tlaxcala se localiza en la vertiente sudeste de la Mesa Central de la República, cuyas coordenadas extremas son 19° 05’ 55” y 19° 44’ 37” de latitud norte y 97° 37’ 29” y 98° 43’ 28” de longitud oeste. Tiene una superficie de 4,016 Km., que representa el 0.2% del total nacional. Colinda al norte, oriente y sur con Puebla, al noroeste con Hidalgo y al oeste con el Estado de México.

         El territorio estatal se caracteriza por presentar grandes llanuras, cortadas continuamente con profundas barrancas erosionadas; regiones formadas por colinas y cerros de poca altura, con algunas coníferas, agaves  y cactus. La elevación más importante de la entidad es el volcán apagado Matlalcueitl, conocido también como Matlalcuéyatl, Malinzi o Malinche, con 4,461 metros sobre el nivel del mar.

         Los ríos más importantes del Estado son: El Zahuapan, que nace en las vertientes de la serranía “el Rosario” y los cerros Huintepetl y Acatzonquio, y el río Atoyac, cuyo origen es la vertiente oriental de la Sierra Nevada por la confluencia de los ríos: Frío, San Martín y Ajejela.

         En la mayor parte del Estado predomina el clima templado subhumedo con lluvias en verano, excepto en la porción oriental, en la que prevalece el clima seco. La temperatura media anual es de 14.8°c. La precipitación anual es del orden de los 600mm. Llegando en algunas regiones hasta los 1,200mm.

         Los recursos turísticos en el estado son variados, que van desde la arquitectura religiosa y la civil, los centros culturales  - entre ellos los museos - , los sitios históricos y arqueológicos, además del arte rupestre, el folklore y la artesanía; y, finalmente, los centros recreativos. Como se verá, existe en el estado un abanico de recursos turísticos de atracción, la gama de posibles intereses que tiene el visitante para llegar al  Estado se extiende sobre todo el año, es así que según estadísticas, en 1988 se tuvo un Producto Interno  Bruto de restaurantes y hoteles en el Estado de 31,289; para el año de l993 fue de 128,021 o sea que se había cuadriplicado. Estas cifras son las que interesan para vislumbrar la potencialidad del marco turístico.

         El número de turistas que visitaron la entidad en el año de 1995 fue de 196,303 de los cuales 187,245 eran nacionales y 9,058 eran extranjeros; para el año de 1996 el total de turistas que se hospedaron fue de 199,090 de los cuales 190,291 fueron turistas nacionales y 8,799 fueron turistas extranjeros; en suma, tenemos que la media aritmética aproximada del total de turistas que llegan al Estado de Tlaxcala es de 193,800 turistas anuales tomando como parámetro de 1992 a 1998; tan sólo en el mes de julio - pues es el mes más representativo - tenemos una media aritmética de 20,500 visitantes con el mismo parámetro.

         La media aritmética anual de turistas nacionales es de 142,000 y para extranjeros es de 7,900 y tomando como referencia los siete años últimos, aunque habría que puntualizar que las cifras se benefician en gran medida con los totales de los tres últimos años y sobre todo en el número de extranjeros, este aumentó aproximadamente un 300% de 1996 a1997 e instalándose en un 135% más en 1998 respecto al año de 1996.

         La ocupación hotelera promedio es de 33% e incrementándose en agosto a 42%, los meses en que se incrementa la ocupación hotelera es julio y agosto, y los principales centros turísticos son Santa Cruz Tlaxcala  con un 54% de ocupación en julio y Tlaxcala  con un 38% en el mismo mes; el promedio de estancia es de una noche por turista en la mayoría de los centros turísticos, exceptuándose en Santa Cruz Tlaxcala con un promedio de dos noches por turista.

         Los visitantes a museos, zonas arqueológicas y monumentos históricos administrados por el INAH fue en 1995 un total de 108,530 de visitantes a museos; 138,426 a zonas arqueológicas y 34,683 a los monumentos históricos. Para  1996, el número de visitantes a museos fue de 33,487 y para zonas arqueológicas fue de 182,216; por tanto, podemos pensar que una buena parte del turista que llega a la entidad lo hace por el interés de ver zonas arqueológicas más que por ver los museos del Estado, aunque habría que puntualizar que el museo regional del INAH tiene una afluencia de turistas de 20.000 anualmente con una media aritmética de 1994 a1998; para el museo de artes y tradiciones populares tiene visitas que llegan a un promedio de 9,218 anuales tomando la misma referencia, y para el museo nacional del títere, este llega a tener una afluencia anual de 7,735 visitantes, tomada la media aritmética de los años de 1994 a 1998. Ahora bien, juzgo como muy importante la tarea que tienen los guías de turistas, ya que a tan altas cifras de visitantes se debería tener en consideración la capacidad, la calidad y la cantidad de guías; hasta el mes de julio de 1998 se tenían registrados 20 guías de turistas en la Secretaría de Turismo, de los cuales sólo cinco manejan el ingles y de los otros sólo manejan la lengua materna; no dudo de que tengan  capacitación, pero habría que hacer indagaciones  para conocer si los guías manejan al dedillo la historia tanto de Tlaxcala como de las distintas zonas arqueológicas y centros de interés.

         En lo que se refiere a los establecimientos de preparación y servicio de alimentos y bebidas y personal ocupado en el año de 1995, tuvo un total de 207 establecimientos y el total de personal ocupado fue de 1,137; están desglosados en restaurantes, restaurantes-bar, cafeterías, discotecas y bares; no existe un incremento notorio para el año de 1996, sin embargo se intuye que las estadísticas del anuario de 1998 dirá cosas distintas. Los establecimientos y cuartos de hospedaje temporal y personal ocupado es, para 1995 de 77 establecimientos en total - incluyendo todas las categorías - con un número de 1,766 cuartos y el número de personal ocupado es de 765; para 1996 el total de establecimientos fue de 82 en total - que incluye a todas las categorías - y el número de cuartos es de 1,919, con una cifra de personal ocupado de 759; este incremento de establecimientos es debido a la demanda de este servicio así como a la economía sana del Estado y, - si no suena presuntuoso - a la economía creciente del país, pero también es debido a la inversión y el financiamiento tanto público como privado. En 1995 hubo una inversión ejercida del programa de financiamiento del FONATUR de 1,510.000 pesos en total y los cuartos nuevos fueron 42; para el siguiente año, o sea en 1996 del mismo programa de financiamiento hay una inversión de 6,168.000 pesos en total para 91 cuartos nuevos y 18 cuartos remodelados; las cifras hablan por sí solas, el incremento de la inversión aquí se manifiesta. La categoría de los establecimientos a donde  más acuden los turistas es a los de tres y cuatro estrellas principalmente, pero los que dejan una derrama substancial en pesos son los establecimientos de cinco estrellas, esto es evidente.

         En suma. Podemos  pensar  que hasta aquí tenemos una imagen si no precisa por lo menos cercana del desarrollo turístico en Tlaxcala; recorrimos desde la idea de turismo, el turismo mundial, el turismo que se ha venido ejerciendo en los distintos sexenios en el país; señalar cuales han sido las razones por las cuales viene el turismo a Tlaxcala, entre ellas, el esparcimiento, conocer la cultura, el folklore los sitios de interés, percatarse de que se queda por la seguridad y el buen alojamiento. Reconocimos la localización de Tlaxcala, su geografía y clima entre otras características regionales; señalamos los recursos turísticos y obtuvimos la media aritmética total, anual tanto para turistas nacionales como para extranjeros; la ocupación hotelera promedio, el número de visitas a los distintos museos, la tarea que tienen los guías de turistas, los establecimientos de preparación y servicio de alimentos así como el financiamiento y la  inversión; por tanto, podemos concluir que el turismo en Tlaxcala está en expansión, que ha tenido un desarrollo marcado desde 1992-1998  y se ha incrementado el número de visitantes; se prevé que en cuatro años aproximadamente, se dé una apertura de fronteras entre México, Estados Unidos y Canadá, esto implica que la afluencia de turista extranjero sea constante aunado a las cantidades de turistas nacionales; para esto juzgo pertinente la implicación de nuevas ideas para robustecer el turismo en Tlaxcala; ahora que, si percibimos de algún modo las causas por las cuales se da el turismo de Tlaxcala  podemos entender y extender su infraestructura.[2]








[1][1] Periódico “El sol de Tlaxcala” “reportaje especial: Turismo” Manuel Nava y Ana Lilia Torres, 30 de Agosto de 1998, Sección Nacional  e Internacional. México.
[2] Anuario estadístico del Estado de Tlaxcala, 1996, Gobierno del Estado  de Tlaxcala. INEGI
Anuario estadístico del Estado de Tlaxcala, 1997 Gobierno del Estado  de Tlaxcala. INEGI
Hernández Sampieri, Roberto te. Al. Metodología de la investigación Editorial Mc. Graw Hill, México, 1991
Gran Diccionario Enciclopédico Ilustrado   Editorial Selecciones del Reader’s Digest, México, 1980.
Guía turística del Estado de Tlaxcala, coedición: Secretaría de turismo, Gobierno del Estado de Tlaxcala, y Fideicomiso de Promoción Nacional del Estado de Tlaxcala, México 1992.
Guía turística del Estado de Tlaxcala Editado por el Instituto Nacional de Estadística Geografía e Informática, México. 1993

Documentos De Consulta.

Información obtenida de la Secretaría de Turismo de Tlaxcala:
Tabla de visitantes a los distintos museos, 1994-1995-1996-1997-1998.
Tabla de turistas-noche: 1992-1993-1994-1995-1996-1997-1998
Tabla de turistas-noche nacionales, extranjeros: 1992-1993-1994-1995-1996-1997-1998
lista inventario de guías de turistas al mes de julio de 1998

Información Anexa:

José Antonio Alvarez Lima cuarto informe de Gobierno, 1996, Anexos tomo 1 pagina 150-152.
Periódico “El Sol de Tlaxcala” “reportaje especial: Turismo” Manuel Nava y Ana Lilia Torres, 30 de Agosto de 1998, Sección Nacional  e Internacional. México.
Periódico “El Sol de Tlaxcala “Invierte la IP. 50 millones en la industria sin chimeneas” Constanza Guarneros, Domingo 30 de Agosto de 1998. México.