Translate

martes, 18 de enero de 2011

Elena Garro


UNA MUJER PARA SIEMPRE: ELENA GARRO



No todos los hombres alcanzan la perfección de morir; hay muertos y hay cadáveres, y yo seré un cadáver”
ELENA GARRO




Elena Garro falleció[1] 124 días después  de la muerte de Octavio Paz[2]. Elena Garro fue y será sin lugar a duda una de las escritoras mexicanas más notables y más sobresalientes dentro de la literatura de este siglo.

Elena Garro, Guadalupe Dueñas, Guadalupe - pita - Amor y Elena  Poniatovska son todas ellas mujeres dedicadas a la creación literaria que enaltecieron al interior y en el extranjero la cultura mexicana. Ellas nacieron alrededor de 1920. Elena Garro fue una figura representativa del México moderno; periodista, coreógrafa, escritora teatral, cuentista y novelista.

El acercamiento que tuve a la obra y a la biografía de Elena Garro fue de encrucijada, las lecturas a la obra de Octavio Paz tenían veredas, una de ellas se dirigía a la obra de Elena Garro, compañera y esposa de Octavio Paz. La autora de Los recuerdos del porvenir vivió momentos históricos  y una vida plena, así es como apunta Octavio Paz: “obra sorprendente por su obsesiva intensidad y su extraña fantasía”[3]. Vivió entre guerras, levantamientos armados, guerras civiles, así como en el movimiento del 68; supo de piel a piel lo que era una guerra como la española: Elena Garro conoció a los hombres y mujeres de la cultura y las artes como el poeta Aragón, Albert Camus, Jean Paul Sartre, André Guide, André Bretón, Jorge Luis Borges, Bioy Casares, Cesar Vallejo, Pablo Picasso, Pablo Neruda, Diego Rivera, Luis Buñuel y muchos más personajes que hicieron presencia durante el siglo XX.

No podemos olvidar como figuras más destacadas en tierra de Sor Juana Inés de la Cruz a Gabriela Mistral y Rosario Castellanos; la presencia de la figura de Elena Garro junto a estas grandes representantes de la literatura hispanoamericana es justa y pertinente. Mujer de espíritu aventurero[4], libre y expansivo que no conoció flaquezas de carácter y que siempre construyó su vida en acorde con su mundo - y sus gatos -; Elena Garro solía decir: “lo que no es vivencia es academia”[5] . Sus más apreciados amigos de los que guardaba  agradables recuerdos eran Xavier Villaurrutia, Julio Torri, Usigli, Salvador Toscano entre otros no menos importantes.

Elena Garro muere a los 78 años por una complicación  pulmonar; le sobreviven una hija: Elena Paz (Elenita) y sus obras. Las obras de cuento son: Andamos huyendo Lola , Joaquin Mortiz 1980, Elena Garro  U.N.A.M. 1989 y La semana de colores  U.V.1964, Grijalbo 1989. En opinión de Emmanuel Carballo[6] y también mía[7], hay un cuento que es de los mejores en la cuentística mexicana, tiene por título: “La culpa es de los tlaxcaltecas”. De sus obras dramáticas, todas ellas cargadas de surrealismo y de lo llamado realismo mágico tenemos: Andarse por las ramas,  la dama boba,  Los pilares de doña Blanca y Un hogar sólido (1957). Otra obra pero ésta con matices de la corriente existencialista es: La señora en su balcón. Una novela: Los recuerdos del porvenir en la que hace reflejar el realismo mágico en una región[8] popular mexicana durante la  revolución cristera. Con esta novela ganó el premio Xavier Villaurrutia en 1963.

Entre otras obras encontramos La casa junto al río, Matarazo no llamó, Testimonios sobre Mariana y una obra más que explica un momento de su vida llamada: Memorias de España,  1937. Buscando. Encontramos un libro de relatos que contiene: Primer amor, Busca mi esquela e  Inés. El último libro tiene por título: revolucionarios mexicanos  .Entre otros proyectos, Elena Garro deja pendiente su autobiografía. Las letras mexicanas no podrán olvidar a Elena Garro porque es una fuente dentro de la historia literaria de la humanidad, ella será una mujer para siempre[9].



[1] 22 de agosto de 1998
[2] Octavio Paz muere el 19 de abril de 1998
[3] Octavio Paz Obras Completas ,tomo #7, Los privilegios de la vista, pagina 332, F.C.E.
[4]“ ¿Cómo era usted en la escuela? - muy terrible y muy malvada ¿eh? Me gustaba mucho tirar piedras” Periódico el Universal: “Entrevista a Elena Garro” Fernando Diez de Urdanivia, primera sección, pagina 20, domingo 1 de Agosto de 1998.
[5] esta cita la escuchó decir Elena Garro a Ortega y Gasset.
[6] Tanto Emmanuel Carballo como José María Fernández Unsaín fueron los que apoyaron para que Elena Garro regresara a México.
[7] Opinión con la que también Carlos Monsivais simpatiza
[8] la novela los recuerdos del porvenir  está ambientada en la ciudad de Iguala Guerrero, a donde Elena Garro vivió ocho años.
[9] Le fue otorgada  a Elena Garro el premio honoris causa post mortem por la Benemérita Universidad Autónoma  de Puebla.