Translate

jueves, 20 de enero de 2011

John Steinbeck



JOHN STEINBECK

1902-2002




La literatura cobra sentido cuando nos penetra, nos atraviesa, cuando nos hace reflexionar y preguntarnos por lo que somos. Uno de los autores  que ha penetrado intensamente a mi vida es John Steinbeck, a continuación explico.

Fue hace algunos años cuando un amigo me invitó a leer este autor, yo acepté, aunque he de reconocer que había un prejuicio mío hacia los novelistas norteamericanos, consideraba que me encontraría con la empalagosa idea del “sueño americano”, cosa equivocada, pues poco a poco fui descubriendo el amplio ramillete de autores de la literatura norteamericana tanto en novela como en poesía y ensayo; ellos dejaron una impresión distinta, una comprensión de su vasta cultura. La obra de Steinbeck es fecundizante, deja sembradíos, es él una contundente identificación con el desposeído y eso me gusta, Pose John Steinbeck una astucia fastuosa que hace describir los momentos reales cuando la desventura llega en avalancha; hace comprendernos humanos. Hace de su ambiente, de su contexto californiano, un ordeñadero para su obra; el laboratorio de Steinbeck son los sentimientos humanos, sus prejuicios, su izquierdismo, la infamia en la que se ven subyugados los desheredados, hace descubrir en algunos hombres ruines su humanidad pigmea y del mismo modo nos ejemplifica en imágenes imborrables la capacidad humana del consuelo eucarístico, la misericordia entre los hombres; el tema central de su obra es en este sentido, lo social, pero sobre todo la dignidad  de los pobres y de los oprimidos. Steinbeck llega al grado del retrato literario porque en carne viva lo experimenta: es bracero, recolector de fruta, mecánico y recorre una variedad de trabajos temporales que lo vuelven no solo sabedor sino sabio para comprender a plenitud las pasiones humanas; es por eso que se gana el premio Pulitzer en 1940 con Las uvas de la ira —su obra más importante— sino también premio Novel de Literatura en 1962.

Algunas de sus obras son:, Tortilla Flat (1935), En dudosa Batalla(1936),  La fuerza bruta "De ratones y hombres"(1937), Las uvas de la ira (1939), La luna se ha puesto (1942), entre otras, además de relatos cortos maravillosos como El pony rojo y La perla;  éste último alguno lo ha de recordar pues fue filmado por Don Emilio “el Indio” Fernández. Otros guiones para cine que Steinbeck  realizó fueron el de Viva Zapata dirigida por Elia Kasan y Al Este del Eden y Por el Mar de Cortés. Por último quiero invitar a disfrutar de la herencia dejada por John Steinbeck pues seguramente quedarán igualmente complacidos.