Translate

martes, 18 de enero de 2011

Juan José Arreola

JUAN JOSÉ ARREOLA Y SU INFLUENCIA EN LA CUENTÍSTICA MEXICANA



“El que soy saluda con tristeza al que podía ser”
HEBBEL
“El árbol que desarrolla todas sus hojas hasta la última, es un árbol agotado, un árbol donde la sabia está vencida por su propia plenitud”
J.J ARREOLA




Juan José Arreola nace el día 21 de Septiembre de 1918 “entre pollos, puercos, chivos, guajolotes, vacas, burros y caballos[1] en  Zapotlán el Grande o Ciudad Guzmán  en el Estado de Jalisco. Es el hombre de la palabra, el eterno enamorado platónico de la  esencia femenina, el exuberante buscador del destilamiento perfecto del cuento. Como afirma José  Agustín sobre la palabra justa de  Arreola: “la economía no es la parquedad del introvertido, ni mucho menos avaricia, sino maestría” y más adelante …”sus breves textos aspiran a la perfección, a una expresión exacta y por lo mismo bella, inteligente y profunda.[2]Arreola es quien modifica y da giro a la cuentística mexicana. La hechura de la mayoría de sus cuentos y de su novela son de provincia; es el entorno que prefiere para mover a sus protagonistas; por tal razón - y amen  de la estructura - Emmanuel Carballo lo nombra tradicional[3], pero también de innovador por el elemento sardónico en sus cuentos.

         Las influencias de J. J. Arreola son variadas, unas son más otras menos, desde el pueblerino maestro de escuela hasta autores como: Rilke, Proust, López Velarde, Julio Torri, Alfonso Reyes, Kafka, Borges, Rulfo, James Joyce entre otros inclusive el mismo Arreola se ha influenciado de Arreola. Los resultados son:   Antología de Juan José Arreola. Oasis 1969. Bestiario UNAM. 1959 (Joaquin Mortiz, 1972 y 1983). Cinco cuentos Los presentes / editorial de Andrea 1951. Confabulario F.C.E. 1952 (Joaquin Mortiz 1971 y 1973). Confabulario definitivo Editorial de Carmen de Mora REI-México, 1987. Confabulario total  F.C.E. 1962. Confabulario y Varia  Invención F.C.E., 1955. Imagen y obras escogidas U.N.A.M. 1984. Inventario Grijalbo, 1976. Palindroma  Joaquin Mortiz 1971.. Varia invención Tezontle 1949 (Joaquin Mortiz 1971). Una novela: la feria, un Bestiario, otra obra: de memoria y olvido , el texto: hombre mujer y mundo, el volumen: poemas y dibujos,  arte de letras menores entre otros.

         Uno de los elementos de Arreola es construir sus cuentos en ambientes, algunas veces metafísicos y en otras  mayúsculamente provincianos[4], de este último talante son “el cuervero”, “hizo el bien mientras vivió”, y “de memoria y olvido”, los que tienen más de metafísicos y un tanto borgianos son por ejemplo “el lay de Aristóteles”, “el silencio de Dios” y “la vida privada”. Los cuentos más antologados de Arreola son: “el guardagujas”, “hizo el bien mientras vivió”  y “Baby H.P”.

         Juan José Arreola es uno de los grandes cuentistas de la literatura contemporánea en México. así lo confirma José Agustín: “Arreola es uno de los más grandes innovadores de la literatura pues con él llega la erudición que no se ostenta y que lo mismo se interesa por la antigüedad y la Europa renacentista como por el presente.[5]  También. Es el hombre de la palabra, el hombre hecho de lenguaje, de labia; es el ente gobernado por la perfecta oración vocalizada. Arreola ha sido el disertador mayúsculo que ha tenido México. Políticos, merolícos, abogados y oradores se han quedado enanos ante la riqueza lingüística y la expresividad en gestos dramáticos. Quien ha escuchado a Juan José Arreola se ha quedado seducido ante su palabra. - y aquí habría que incluir al maestro Ricardo Garibay otro hombre de vasta elocuencia, cuya substitución no es posible.

         Una de las influencias que han tenido los cuentistas contemporáneos ha sido el de incluir en sus textos el elemento sarcástico, irónico, y socarrón propio de Arreola. Antes de Arreola sí habían escritores que trabajaban la burla erudita, la algazara como ingrediente que codeaba al lector a seguir con la lectura, Julio Torri es un ejemplo. El burlarse no de los otros sino de nuestra propia existencia, de nuestra cojera, de los  desperfectos del espíritu y de nuestros desazonados prejuicios. Arreola es un hombre que conoce al hombre, al hombre universal, es un filósofo que se hace preguntas y busca respuestas.  A sido el romántico más empecinado en querer alcanzar la substancia femínea, la idea de la mujer hecha  entidad indescifrable.

Cuando se acerca el día en que se cumple cierta edad es cuando reflexionamos y tratamos de ver qué hay atrás, qué quedó, que nos siguió o que cosa nos persigue; sólo entonces nos damos cuenta que han pasado los años y que aquél que fuimos ya no es, como si hubiera sido una caricatura barata de lo que ahora somos; puedo apostar que al pasar de los años veremos la misma imagen de lo que ahora somos; es decir, la imagen  de hoy como una caricatura de lo que seremos mañana. Esto no tiene que ver con nuestra fisonomía, sino con la madurez interior y experiencia en la vida. Nuestra manera de pensar se despliega y ésta, estructura nuestra forma de ser, de pensar. Arreola alcanza su plenitud, queda saturado de su ser;  este pequeño artículo es un reconocimiento que demuestra reverencia ante el maestro.








[1] Juan José Arreola Estas páginas mías antología, segunda reimpresión, 1993, México; Editorial F.C.E. y el CREA. pagina 10.
[2] José Agustín “Arreola: la lección del maestro” Sección cultural de “El Universal” , domingo 30 de Agosto de 1998.
[3] Emmanuel Carballo Diecinueve Protagonistas  De La Literatura Mexicana  F.C.E. pagina 361, México.
[4] Pero “como pedía Tolstoi, al narrar su pueblo narra el mundo” [4] José Agustín: “Arreola: la lección del maestro” Sección cultural de “El Universal” , domingo 30 de Agosto de 1998.
[5] [5] José Agustín “Arreola: la lección del maestro” Sección cultural de “El Universal” , domingo 30 de Agosto de 1998.