Translate

jueves, 20 de enero de 2011

La apertura del turismo en Tlaxcala

LA APERTURA DEL TURISMO EN TLAXCALA

LA POTENCIACIÓN DE LA IDENTIDAD CULTURAL EN LA ERA DE LA GLOBALIZACIÓN





La época actual en la que vivimos es de una crisis  permanente de paradigmas, pero estos paradigmas de principio no cuajan, no llegan a formarse como tales, sus referentes no llegan a madurar porque ya están sobre de ellos sepultándolos; alguien en algún momento estuvo hablando sobre el fin de la historia, tesis que tampoco cuaja porque la modernidad renueva el fin y el fin nunca se da, como la historia del minotauro en el laberinto, se vive en la intersección de crisis irresolubles, encrucijada  actual que mira al pasado tratando de formar el futuro, como la tarde de un día que ya pasó, como llegar una y otra vez a las fiestas cuando los meseros y músicos están recogiendo sus minucias. La época actual  invita de algún modo a formar parte de una regimiento de nihilistas, porque al no haber referencias políticas o de otra índole, se pierde el interés por los metarrelatos y como no si se la pasan destruyendo la identidad que queremos madurar y fructificar.

         Pero no todo está perdido, lo que se debe hacer está en nuestras manos; lo que se necesita son nuevos valores, ideales y concepciones comunes. Desde donde se va a partir es desde una globalización mundial de comercio. Debemos conceptuar lo que entendemos por globalización. El término globalización es una idea que no termina de fluir, tiene distintas connotaciones y son muchos los modos de abordar esta idea, se suele circunscribir  la globalización a una identidad puramente comercial, globalización es precisamente la expansión de los mercados financieros  y a otro tipo de mercados de productos básicos.

La globalización tiene un grado de dificultad en términos económicos y, en especial, los mercados financieros desempeñan un papel muy importante en ello. Una de las razones por la cuales no se puede dudar de la globalización es porque la historia reciente de los mercados financieros y monetarios es apabullante. Implica en el proceso de globalización un avance masivo en términos de velocidad y de intensidad en las transacciones financieras a nivel global. Al hablar de globalización hay que hablar de la economía global y de los mercados financieros globales como elementos clave. Pero es un error fundamental equiparar la globalización sólo con el mercado; es un error básico, también, ver las dinámicas principales de la globalización en términos económicos. El impulso más importante de la globalización no es primordialmente el mercado, sino la revolución de las comunicaciones. En este sentido; Al mismo tiempo que la globalización se separa de la nación, tiene el efecto contrario; aleja y al mismo tiempo cohesiona. Los cambios implicados en la globalización promueven la autonomía local, el regionalismo, el resurgimiento de las culturas locales y la revisión de la historia nacional. O sea, la globalización suele conformar nuevas regiones que cruzan fronteras estatales. Todas las naciones del mundo están repensando su historia, es decir, reconstruyendo su identidad dentro de un mundo globalizado, donde el papel que desempeñan las naciones cambia de manera considerable. La globalización no es un fenómeno que está afuera —sin importar la posición económica del individuo o el índice de desarrollo de un país—, es una condición interna que forma parte de nuestra vida cotidiana. Cada quien tiene una manera particular de ser y estar en un mundo global. Nosotros somos los agentes de la globalización; en muchas de las cosas que hacemos, desde encender la radio o encender la computadora y conectarnos a la Red, promovemos la globalización.

En resumen, la globalización significa dos cosas. Primero, la definición más sencilla de globalización es interdependencia. Vivimos una era global creciente, porque cada vez somos más interdependientes. El mercado es sólo una manifestación de esta interdependencia creciente. La interdependencia no significa unidad; al contrario, muchas veces trae conflicto. Crea nuevas divisiones, nuevas formas de fundamentalismo que surgen todos los días. La globalización no es ni mucho menos la uniformidad de todos los sistemas; por el contrario, se nos presenta de forma ambigua y contradictoria ya que proyecta homogeneización y fragmentación; no sólo une sino que separa, multiplica las distancias y las diferencias entre las culturas e individuos; De esta manera, podemos afirmar que es un espejismo y un simulacro democrático el proyecto unificador de lo global. "El capitalismo desarrolla sus tendencias expansivas necesitando a la vez homogenizar y aprovechar la multiplicidad, con ello se garantiza la colocación de sus productos a nivel económico en lo nacional y local, como también de un imaginario colectivo en cada cultura, trabajando por expandir allí, en lo particular, la universalización de las mercancías.
Dichas disgregaciones se encuentran también en la mundialización de la cultura que se difunde gracias al marketing global, creando extensas redes simbólicas y económicas que organizan la cotidianidad. "Algunos comportamientos, en relación con el consumo y la manera de organización de la vida, son análogos en Tokio, París, Nueva York, y Londres... el cine, los mass media, la publicidad, la televisión, confirman esa tendencia" Estas características de una red extendida por las culturas nacionales con sus mensajes y símbolos, habría que observarlos mejor a la luz de una categoría como lo es la Desterritorialización de las sociedades, ya que buena parte de los actuales sistemas físicos, económicos e imaginarios se han fragmentado, produciendo expansión, transitoriedad, movilidad espacial y cultural. Así, podemos ahora hablar de "estratos desterritorializados", "referencias culturales desterritorializadas", fragmentación de las identidades nacionales o de arte desterritorializado, lo cual está más acorde con la figura cartográfica cultural del mundo contemporáneo. Ello significa que la mundialización atraviesa lo nacional y local, que ya no son entidades estáticas ni unidades autónomas, sino territorios de una gran movilidad y capacidad de transformación y desplazamiento de un imaginario cultural a otro. La desterritorialización aquí se une a las estrategias de desintegración cultural nacional y local, como también cumple el papel de homogenizador del mercado. Dispersión y unificación.
La mentalidad de Bohío provinciano debe aceptar la innovación de sus tradiciones, pero de forma beneficiosa y productiva. Una de las desgarraduras que las nuevas estructuras mundiales están presentando a estos sistemas tradicionales es, precisamente, el estremecedor desarraigo y desplazamiento de las lógicas territoriales por la globalización y la mundialización. La desterritorialización, como ya lo anunciamos, es un principio de la modernidad y de la posmodernidad activas y de su modernización económica, lo que presupone desde luego sociedades que se descentran, transformando sus viejos establecimientos. Es esta movilidad fragmentada la que algunos habitantes del territorio verticalizado, por su sedentarismo vital y mental, ignoran o no desean asumir con sus implicaciones políticas y culturales. Quiebra y superación de barreras mentales y de sensibilidades. En suma se debe  repensar sobre una reedificación de otras categorías de lo nuestro, acordes con las mutaciones imprescindibles que a gran velocidad y escala internacional se están proyectando.
Ante esta era de la globalización es imprescindible hablar de cómo influye en todos los aspectos sociales la globalización, incluso en aquel aspecto que deseamos desarrollar, el turismo se ha beneficiado de los alcances que ha tenido la globalización, el mercado se expandió y las redes de comunicación ayudaron a agilizar la industria turística. Ahora sin salir de casa podemos hacer turismo, conocer lugares y enterarnos de los distintos servicios turísticos. La ciudad de las Vegas en el estado de Nevada en Estados Unidos es uno de los ejemplos más fehacientes de globalización turística, ciudad del turismo, centro de convenciones,  y lugar recreativo de rascacielos donde se albergan numerosos hoteles, casinos de juego y un clima que invita a practicar actividades al aire libre durante todo el año. Las Vegas es un centro comercial inmenso cuyo epicentro es el turismo, sus hoteles  tienen denominaciones de culturas tan alejadas como distintas, hoteles temáticos, completos y sus servicios íntegros, puestos para el esparcimiento; de una calle a otra vamos de Italia y Venecia a Francia y Grecia con todo y Partenón, cada identidad mundialmente conocida se exhibe  para deleite de un publico que quiere las cosas bien echas y a la mano; ese es un turismo exigente, que busca el mejor trato, por gente profesional en el ramo. El turismo en la globalización tiene que incluir aspectos como el espectáculo, el psicologismo, el spa el ecologismo, la entidad retro y rehabilitación de lo local, de lo regional, del ocio programado, armado con una arquitectura a la carta y la desterritorialización de la que habíamos hablado líneas arriba.