Translate

martes, 18 de enero de 2011

Marc Chagal



MARC CHAGALL

POETA DE LA PLÁSTICA






Para poder comprender a Marc Chagall, se hace necesario voltear la mirada hacia las corrientes vanguardistas del cubismo  y el surrealismo. El surrealismo fue una vanguardia, y como tal cumplió; su principal argumento era: la rebelión por las cosas ya establecidas. Lo que querían las vanguardias era un cambio, viendo las cosas desde un punto de vista diferente, querían observar el mundo desde dispar perspectiva, experimentar nuevas, técnicas. El surrealismo en sus expresiones es completa; abarca la literatura, la pintura; - como en este caso -, la escultura, el cine[1] y otras pero, no nos olvidemos que algunos artistas participaron en varias corrientes o que se les tomaba dentro de la vanguardia porque cumplía con las tesis de cada corriente. Bretón diría que: “el surrealismo es automatismo psíquico puro por cuyo medio se intenta expresar, verbalmente o por escrito, o de cualquier otro tipo, el funcionamiento real del pensamiento, sin la intervención reguladora de la razón, ajeno a toda preocupación estética o moral; es decir, automatismo y  espontaneidad son semejanza de una corriente anterior al surrealismo que es el dadaísmo, es visible la analogía que encontramos con las palabras agitadas en el sombrero y la fabricación de arte con tijeras y engrudo que aconsejaba Bretón. O la manera de encontrar por azar la palabra “dada”.

Marc Chagall nace en 1887 y muere en 1985, de origen, como todos los artistas, con problemas económicos. Las técnicas que utiliza Chagall son variadas, van desde la pintura la escenografía, las vidrieras, los grabados y las ilustraciones para libros; obras llenas de símbolos psicoanalíticos, se muestran alucinaciones laberínticas, sueños del pasado, recuerdos de Rusia, su patria; así como, espejismos, objetos transubstanciados, ingrávidos, como puestos por fantasías que dentro del cuadro tienen prodigios de un mundo que se presenta sin máscaras y cruelmente espontáneo.

Marc Chagall prueba que lo absurdo es un elemento de la realidad, y tal incoherencia enriquece su pintura y la libera, es un artista que poetiza con colores, dando formas de una infantil leyenda de ensueño, o de paranoias controladas por pinceles, y a esos pinceles se le escapan pequeñas imágenes  que son las que quedan plasmadas. El circo y los violines son una constante en su obra, así como las leyendas, otra constante de carácter es su nostalgia. Marc Chagall llega hasta nosotros y nos muestra su subconsciente, como respuesta artística y pictórica desde una óptica peculiar.



[1] Uno de los exponentes más representativos del cine surrealista  es Luis Buñuel con “Un Perro Andaluz “(de 1929) y “La Edad De Oro” (de 1931); otro representante pero ahora de la pintura es: De Chirico, sus pinturas oníricas., ilusiones espaciales, cielos antiguos y plazas italianas son representaciones constantes en la obra de este artista plástico.