Translate

martes, 18 de enero de 2011

Realidad e imaginación


REALIDAD E IMAGINACIÓN

REFLEXIONES, INQUIETUDES Y OTROS CABOS SUELTOS



“La imagen sólo puede ser estudiada mediante la imagen”
G. Bachelard




La vida social está sujeta a órdenes discursivos o ejercicios de poder y saber que la limitan, cuadriculan y  jerarquizan; es el armazón que sostiene y sanciona íntegramente. La vida social es la organización general que de manera simultánea busca reproducir su unidad de equilibrio o continuidad al integrar situaciones de falta de normas, a fin de  satisfacer sus urgencias materiales o funcionales. La visión reductivista del funcionalismo institucional no alcanza a comprender que la institucionalidad es también reticularidad simbólica e imaginaria en su totalidad, más acá incluso de la simple satisfacción de necesidades materiales o de orden primario. La sociedad es la totalidad que admite subgrupos,  organizaciones menores o individuos que buscan cada uno imponer su respectivo código. Con antagonismos entre ellos y también con la sociedad en su totalidad; en los subgrupos hay  contradicciones que al mismo tiempo son relaciones, entrecruzamientos particulares o transversalidad que une y atraviesa a los diferentes miembros en sus funciones y objetivos. Donde cada subgrupo es parcialmente libre al interior de la sociedad que totaliza, impone o sujeta a través de microscópicas relaciones de poder, ordenando, manipulando y asimilando donde los antagonismos alcancen situaciones funcionales. 

         Existe la visión funcionalista de la sociedad; donde luchas, sistemas de poder y sumisión, vivifican y reproducen su marcha. Es un espacio donde el hombre es disociado en público y privado. El ser manido, enmascarado, alienadamente laborioso, utilizable productor de materiales; y, por otro lado su corriente imaginaria separada, reprimida o reducida a su intimidad. Lo imaginario como accesorio, parasitario o anexo; es la derivación nativa del hombre negada. El individuo es un sujeto imaginario, discursivo y enraizado. Es reintegrado en la existencia que transversalmente recorre, irrumpe y rebasa lo institucional, la funcionalidad, las necesidades materiales de los hombres, lo real.

En Occidente, desde la Grecia arcaica descubrimos a la imaginación excluida a la sombra siempre del discurso racional y luego científico, así lo manifiestan: Bacon, Descartes, Locke, Hume hasta hacer aparición en Kant, Husserl y Bachelard. En el mundo Occidental, la imposición del discurso epistémico que rige ha podido ser identificado por Hegel como lo racional con lo real; de esta manera es reducido sólo a lo funcional o material la vida y el conocimiento de la sociedad. Esta es una  lógica de contrarios causal y utilitaria que tiene su lejano antecedente en la lógica de Aristóteles, en la cartesiana, en la geometría de Euclides  y en la mecánica clásica; donde el tiempo es homogéneo y el espacio inerte, donde todo está previsto; es la coherencia circular, la regularidad donde la razón se piensa a sí misma. Es el lugar en el que la diversidad, lo particular, el cambio y el azar tienen cabida de manera sesgada.  

Poseemos un cúmulo de imaginaciones y simbolismos nunca definidos última, tajante o totalitariamente ya que al hacerlo desaparece, se gasifica. El ambiente de lo imaginario es lo libre por excelencia, lo gratuito, lo lúdico, lo disfuncional o inútil, lo espontáneo e inopinado que todos desplegamos. Lo imaginario es cultura excomulgada o lenguaje perdido, es el vocablo retenido, oculto; es una especie de lógica loca  - a que alude J. Duvignaud -  que irrumpe la discursividad institucional, la funcionalidad, la forma, la jerarquía. “Los imaginarios”, o sea los elementos que constituyen a la imaginación son:  la ensoñación, el sueño, el horror, el trance, el juego, la fiesta, el drama, la risa, la religiosidad, la contemplación, la magia, el mito, la convivialidad, la palabrería, la utopía, el sentimentalismo, el amor, el arte, todo. Es también la misma funcionalidad material penetrada en  su porosidad por lo imaginario, por lo simbólico.