Translate

domingo, 4 de diciembre de 2011

los toros de lidia de Tlaxcala son mansos y cariñosos

Los encantos del pasado han echo mella, y desgraciadamente ya no comulgo más. Recuerdo aquellos años de juventud, recordaba esa canción de "un domingo en la tarde, me tire al ruedo, para salvar las ansias de novillero, torero.. tarara tarararara, despliega el capote sin miedo, sin miedo a la muerte..." y luego observando esos animales majestuosos en los rediles de la plaza de toros "Jorge "el ranchero Aguilar"" de Tlaxcala, me gustaba dar de gritos como ranchero de pueblo y llamar la atención del astado, era vernos y sopesar su imponencia, su brio, su porte de bestia indómita claro, eso desde una distancia prudente, como dice el dicho: "de lejos se ven los toros" y yo como mocoso citadino no conozco de animales de rancho más que como carne de mercado y ya después veía como se iba acomodando la tarde a recibir una corrida de toros sabatina con la comanda de ser de las mejores. 

Los sitios se engalanaban al comenzar el mediodía pues empezaban a llegar esos hacendados ricos, gachupines de siempre, gueros ataviados de charro y mujeres asombreradas y vaqueras; me imagino que para aquél entonces yo no era otra cosa para ellos más que un pinche chamaco pendejo y mocudo vendedor de chicles y pues ellos venían de por Hidalgo, de Toluca, de Queretaro, de las haciendas de la región; gente adinerada, gente encopetada, muchachos de abolengo, crios paridos de casta y profusa alcurnia y eso era bueno imaginense si no. Me tocaba verlos desfilar por esos pasillos hacia las gradas, algunos eran "gente muy importante" y se acomodaban en lugares de mucho privilegio, los otros se acomodaban en gayola, y los otros se acomodaban en la barda de lo alto que colinda con  el exconvento de San Francisco, eran aquellos que querían disfrutar de la fiesta brava a todo mecate, y se ajenciaban también su pulque, aguardiente o alguna otra bebida espirituosa de poca monta, y hacían la rechifla, las mentadas de madre, y el escandalo propio de barriada, de la prole, de la chusma vulgar e ignorante, y entonces allí estaba yo viendo el espetaculo de luces, es decir del traje de luces que viste el torero y luego de la faena los mocosos saliamos corriendo hacia donde sacan al toro de la plaza y lo destazan, observaba como los briosos caballos tiraban de la bestia recién muerta y empezaban a despellejarla y a cortarle las patas; observaba como  salía vapor de la carne, y como algunas gentes tomaban de su sangre o sea de la sangre de la bestia recién muerta en vasos para hacerse más machos, cosa que para mi era demasiado desagradable y me provocaba nauseas; me gustaba mezclarme con la gente del pueblo, observar sus actitudes, su parsimonia manera de tomar la vida, de vivir las tradiciones, de regodearse de su forma de ser, de existir.

Pues bien, han sido tiempos ya muy viejos y no acepto ya tal tradición, y ahora expongo el porqué.

¿Quien soy yo y quien es él? me refiero al animal, yo sé quien soy yo, y yo me considero un humano, un hombre, es decir, un ser vivo que vive una existencia o realidad de hombre y que pertenece a la humanidad que vive en este planeta. el significado de humano es hu-man-o o sea alto hombre, o ser que viene de lo alto o se dirige hacia allá. El nivel de conciencia del individuo es quien dará las caracteristicas del actuar del pensar y del decir; a menor grado de nivel de conciencia obedece a un menor conocimiento de las leyes de la creación y de respeto a su ser y su entorno y del mismo modo a mayor conocimiento de si mismo y de su entorno obedece un actuar un decir y un hacer que corresponde con ese conocimiento alto. A este punto he definido, de manera tal vez tosca y con prisa, pero suficiente para este apartado; pero ¿quien es el animal? el animal es un ser vivo, es alguien experimentando  una realidad como animal en segunda densidad, ¿el animal tiene conciencia? si, si la tiene, alguien les ha llamado hermanos menores, pero para mi que somos iguales, Amados por Dios y la creación del mismo modo, con la misma  fuerza. ¿Porque he de someter a mi hermano a tal vileza, a tal burla, a continuar esta tradición torcida y muy "artisticamente taurina"? Porqué no inventan unos toros mecanicos robotizados para que el torero tenga ciertas posibilidades de matarse "artísticamente" y sea una faena de muchas entradas y en lugar de orejas y rabo se le pueden conceder al  capoteador un trofeo o unas medallas con la figura  de cepillin o con la efigie de la virgen de Juquila todo para no demeritar su oficio. yo digo que en Tlaxcala México, todo puede ser posible, desde ser un sitio de mayor tradición charra y de toros de Lidia hasta ser el empostito del comienzo de las corridas de toros de lidia mecanicos robotizados para goce y disfrute de la fiesta más brava.